Otelo, obra de Shakespeare en radioteatro | Señal Memoria

Publicado el Mié, 22/10/2014 - 05:28
Otelo, obra de Shakespeare en radioteatro
Archivo Señal Memoria

La Radiodifusora Nacional de Colombia presentó una versión radioteatral de Otelo, el moro de Venecia, drama de William Shakespeare (1564-1616) que pone en escena la maldad subrepticia, los celos y la brecha entre seres humanos de distintos orígenes. Al inicio del drama, todo es movimiento y urgencia. Los turcos, enemigos de Venecia, dirigen un peligroso ataque por mar contra la isla de Chipre. Venecia le encomienda la contraofensiva a Otelo, un curtido general en cuya lealtad y temple confía la ciudad. Este aplomado guerrero sucumbirá a unos celos incontrolables instigados por Yago, su subordinado, cuyas maquinaciones asustan por la perfidia que encarnan y por la posibilidad de que alguien como él tenga su par en el mundo real.

Yago sospecha que Otelo se acostó con su esposa y resiente que lo haya nombrado alférez, cuando él aspiraba a ser su teniente. Posa de amigo, en tanto trama su caída. Otelo es moro y su origen pesa en el drama. Según el Diccionario de la Real Academia Española, uno de los significados de moro es: "que profesa la religión islámica". En la obra de Shakespeare y en su versión radial, se hace poca o ninguna alusión a la religión de Otelo; el hincapié se hace todo en la diferencia de su tipo con el de los venecianos. Aunque la ciudad lo aprecia, saltan del fondo del drama los ojos que lo ven con extrañeza. Una cosa es apreciar su valor y sus servicios al Estado; otra, aceptar que se haya ganado el corazón de una hija dilecta de la ciudad.

Yago echa mano de la aversión inconfesada contra su aspecto y su condición de extranjero para fomentar la desconfianza de Otelo hacia Desdémona, la bella veneciana que lo adora y lo eligió como esposo. Deslizándose dentro de la conciencia del general, le dice:  "Sí; el caso está en eso, pues —si puedo atreverme a ser franco— rechazar tantos partidos que se le ofrecieron de su propio país, de su color, y de su condición, a lo que vemos que tiende en todo la naturaleza... ¡Puaf! Hay que barruntar en todo ello un deseo bastante corrompido..."

Corrompida, Desdémona por escoger al moro, en vez de a los bellos pretendientes de su país. Otelo es —si se permite la exageración— un ser de otra especie. Si no fuera por la belleza de que lo reviste su valor, podría causar repugnancia. El veneno de Yago es tan eficaz que Otelo se convence de que su esposa ha corregido esta desviación de su naturaleza engañándolo con Casio, un agraciado veneciano. Otelo ya no dará marcha atrás. En la versión radial libre, realizada por Gonzalo Vera Quintana y Miguel Ángel Vera Martínez, hay un narrador, Rodrigo, personaje del drama shakesperiano que sirve de instrumento a Yago. Rodrigo existe, pero en la obra original no hay narrador. El radioteatro Otelo está identificado con el código CD009498 y se puede escuchar en el catálogo en línea de la Fonoteca de Señal Memoria.

Carlos Fernández

Fecha de grabación: desconocida, probablemente, década del 70 del siglo XX.
Fecha de emisión: desconocida, probablemente, década del 70 del siglo XX.
Lugar de grabación: Radiodifusora Nacional de Colombia.
Referencias: Venecia

 

Fecha de publicación original Mié, 22/10/2014 - 05:28
¿QUÉ TANTO TE GUSTÓ ESTE CONTENIDO?
Compartir