Día nacional del café | Señal Memoria

Publicado el Dom, 27/06/2021 - 08:00
Política, poesía, literatura, arte y periodismo en los cafés
cafés de Colombia y el mundo
Diseño: Karen López para Señal Memoria de RTVC Sistema de Medios Públicos

Los cafés han sido lugares de discusión desde 1475 con la creación de uno de los primeros en Constantinopla. La tradición se expandió hacia Europa donde se reunían letrados de la época para dialogar. En Colombia, la idea se replicó en ciudades como Bogotá, Medellín y Cali desde la segunda mitad del siglo XIX.

Originario de la actual Etiopía, el cafeto llegó a nuestro territorio en 1735 sin saber que su semilla se convertiría en la principal exportación del país en el siglo XIX alcanzando reconocimiento  en el ámbito global por su suavidad. En el Día Nacional del Café, desde Señal Memoria recordamos a  esta  bebida como formadora de espacios de debate y creatividad artística en Colombia y el mundo.

Te puede interesar: Comercial de la Federación Nacional de Cafeteros: Prepare bien su café

 

Una bebida, múltiples establecimientos 

Constantinopla parece ser el lugar en el que se establecieron los  primeros cafés en espacios urbanos. Uno de ellos fue el Kiva Han, el cual se convirtió en un centro de reunión para la reflexión. El fotógrafo colombiano Felipe Ferré relató esta historia  en la siguiente entrevista con Bernardo Hoyos. 

 

Hoyos, Bernardo (Director). (1998). Esta es su vida. [Entrevista] [Felipe Ferré]. Colombia: Inravisión - Señal Colombia. Archivo Señal Memoria, BTCX30-017133.

 

Los cafés llegaron a la parte occidental de Europa hacia el siglo XVII, doscientos años más tarde que en la actual Turquía. El Procope fue uno de ellos, fundado en París en 1686. Innumerables hombres dedicados a las ciencias y las artes se juntaron allí. Denis Diderot y Jean le Rond d'Alembert, por ejemplo, gestaron la primera enciclopedia francesa en ese lugar. Rousseau, Voltaire y Napoleón también  frecuentaron el sitio. Actualmente sigue en pie  como restaurante.    

Italia también mantiene cafés del siglo XVIII como el Greco y el Florian. El primero se erigió en 1760 y hoy se asemeja a un museo, pues en sus paredes se encuentran retratos y autógrafos de personajes que han departido en sus mesas. Johann Wolfgang von Goethe y el papa Pio XII estuvieron en el lugar. El segundo existe desde 1720 en la ciudad de Venecia, específicamente en la plaza San Marcos. Entre quienes lo visitaban se cuenta a personajes como  Giacomo Casanova. 

 

Centros de reunión junto a una taza colombiana

En Colombia, los cafés como lugares públicos se crearon hacia 1867. Los primeros de los que se tiene registro son el Café y Licores Italiano y el Café de la Unión, ambos estuvieron ubicados en lo que hoy es el centro histórico de Bogotá. Se les atribuye su fundación a la intención de crear espacios diferentes a las tabernas, con el propósito de separar al café de bebidas alcohólicas como la chicha. Sin embargo, aquella separación duró poco. Este fragmento del programa Culturama muestra la esencia de estos centros de sociabilidad.

 

Arenas, Paula (Directora). (2007). Culturama. [Magazín] [Cap. 318]. Colombia: Señal Colombia. Archivo Señal Memoria, BTCX30 016884.

 

En Bogotá, cada café constituía un lugar particular de reunión para  ciertos grupos de personas, lo cual incidía en las conversaciones que allí ocurrían. En el Automático por ejemplo, inaugurado en 1948 luego de que algunos centros fueran destruidos en el Bogotazo, se reunían Los Nuevos. Era el grupo literario que estaba en contra de expresiones modernistas y se recuerda a León de Greiff como uno de los clientes habituales que pasaba más horas allí. Hoy en día, esa cafetería se encuentra en la calle 18 # 7-41, mientras en sus inicios estaba diagonal a la actual Plazoleta del Rosario. 

 

Te puede interesar: León de Greiff, de viva voz en la Fonoteca

 

Café Automático antes: Arenas, Paula (Directora). (2007). Culturama. [Magazín] [Cap. 318]. Colombia: Señal Colombia. Archivo Señal Memoria, BTCX30 016884. Café Automático después: Karen López

 

Otros cafés que sobreviven en la capital del país son el Pasaje y el San Moritz. En la segunda mitad del siglo XX se podían encontrar amantes de la tauromaquia, periodistas y políticos en el primero. El segundo era un lugar bohemio en donde se mezclaban los olores de tabaco, café y aguardiente. Inicialmente se ubicaba en lo que hoy se conoce como el Callejón de los libreros. Ahora funciona  restaurado en un hotel de la calle 17 con carrera 4.

 

Café Pasaje antes: Apuyelo, Plinio (Director). (1998). El filo de la navaja. [Magazín] [Cafés]. Colombia: Inravisión - Señal Colombia. Archivo Señal Memoria, BTCX30 007583. Café Pasaje después: Karen López.

 

Café San Moritz antes: Duque, Lisandro (Director). Cine en T.V. [Serie argumental] [Cafés y tertulias]. Colombia: Compañía de Fomento Cinematográfico - Focine.. Archivo Señal Memoria, UMT 201379 CORTE 1. Café San Moritz después: Karen López.

 

En la Bogotá de finales del siglo XIX y del XX se conformaron diversas cafeterías que no sobrevivieron a los años. Una de ellas fue el Cisne, donde encontraron refugio personas que principalmente venían de la región y conformarían el grupo de los  nadaístas. Otra fue el Winsor, lugar en el cual Luis Tejada reconoció a Luis Vidales como poeta nacional. También estuvo La Gran Vía, sitio en el que Ricardo Rendón terminó con su vida.

En otras ciudades del país, los cafés también fueron puntos de encuentro Por ejemplo, en Medellín el precursor fue La Bastilla en 1920, establecimiento visitado por Efe Gómez y Tomás Carrasquilla. En Cali estaba el Versalles con actividades que  giraban en torno a la literatura, el baile y la música.

La lista de los cafés de entonces en el país ocupa páginas enteras, pero todos ellos eran un centro de reunión, de discusión, de diálogo, de ideas, de creación y de esparcimiento mayoritariamente masculino cuando  las mujeres comenzaron a frecuentarlos a partir de  los años sesenta.

Escenario de actividades y conversaciones típicamente masculinas, tuvo que aceptar la inevitable presencia de las mujeres como contertulias, acompañantes o simplemente nuevas clientes de los cafés.  Emilia Pardo Umaña fue una de ellas a la par que se convertía en pionera del periodismo, acompañada de una taza de café, que para ella y muchos otros fue y sigue siendo una bebida para la inspiración.

 

Duque, Lisandro (Director). Cine en T.V. [Serie argumental] [Cafés y tertulias]. Colombia: Compañía de Fomento Cinematográfico - Focine.. Archivo Señal Memoria, UMT 201379 CORTE 1.

 

Te puede interesar: Comerciales del ayer Vol.7: Café y cafeína, ¿cuál es la medida?

 


Autora: Laura Lucia González
Fecha de publicación original Dom, 27/06/2021 - 08:00
¿QUÉ TANTO TE GUSTÓ ESTE CONTENIDO?
Compartir