Electra: Teatro dominical | Señal Memoria

Publicado el Dom, 20/06/2021 - 13:50
Radioteatro dominical Electra
Diseño: Karen López para Señal Memoria de RTVC Sistema de Medios Públicos

Ficha Técnica

Tema
Radioteatro dominical
Fecha de producción
Autor
Versión radial libre y dirección, Guillermo Muñoz Valencia, control, montaje y grabación, Dario Echavarria.


Soporte
Disco de audio de 16 ¨

Año de producción
1955


: 54 : 29

Electra: Teatro dominical

Adaptación para radio de la tragedia griega “Electra", de Sófocles. La historia da inicio cuando Orestes llega a Micenas, acompañado por Pílades y un anciano, sirviente de Orestes en su niñez, con el fin de vengar el asesinato de su padre Agamenón, obedeciendo el oráculo délfico. Envían al anciano a contar a la madre de Orestes, Clitemestra, que Orestes ha muerto en una carrera de carros, mientras ellos se preparan para continuar el engaño, llevando supuestamente una urna que lleva sus cenizas.

Entre tanto, Clitemestra, que ha tenido un sueño de mal agüero, envía a su hija Crisótemis a verter libaciones sobre la tumba de Agamenón, el esposo que ella había asesinado. Seguido a esto, llega Clitemestra e insulta a Electra, puesto que, Electra nunca le perdonará lo que le hizo a su padre, de repente, se ven interrumpidas por la llegada del anciano, que relata la forma de la muerte de Orestes, tras la triste noticia, Electra cae en profundo abatimiento. Crisótemis tras haber ido a la tumba de su padre Agamenón anuncia que ha encontrado en la tumba un mechón de pelo que es claramente de Orestes le parece solo una manera de burlarse de su pena. Electra decide continuar con su venganza y matar a Clitemestra y a Egisto ella misma, mientras que Crisótemis, más prudente, rehúsa participar en el asesinato. Acto seguido, Orestes se da a conocer a Electra, y le confiesa que todo fue un plan para vengar a su padre, finalmente, juntos deciden asesinar a Clitemestra y luago a su esposo Egisto.


Fecha de publicación original Dom, 20/06/2021 - 13:50
¿QUE TANTO TE GUSTÓ ESTE CONTENIDO?
Compartir