La vida de Enrico Caruso | Señal Memoria

Publicado el Jue, 26/06/2014 - 20:08
La vida de Enrico Caruso en Señal Memoria
Enrico Caruso
Archivo Señal Memoria de RTVC. Diseño gráfico: Karen López para Señal Memoria de RTVC

El tenor operático Enrico Caruso vivió entre 1873 y 1921. En su carrera confluyeron dos herencias primordiales del siglo XIX. Por un lado, el gusto por la ópera y su arraigo como forma masiva de entretenimiento en aquel entonces. Y por otro, la concepción y perspectiva romántica e individualista del músico, ya fuera compositor o intérprete. 

Los dos aspectos quedaron representados en un capítulo dedicado a Caruso, en la serie Biografías, transmitida por la antigua Radiodifusora Nacional de Colombia.

Desde los primeros años del siglo XX, Caruso fue una figura admirada fervientemente. Tanto por el público de todas aquellas ciudades que contaban con teatros aptos para los conciertos del cantante en Europa, Estados Unidos, Argentina, Uruguay, Brasil y México, como por los consumidores de las grabaciones que Caruso realizó a partir de 1904.

De manera que el éxito dependió, no solo de su notable calidad vocal, sino también de una administración eficiente de su carrera, a cargo de Edward Bernays, así como del vínculo temprano con la naciente industria discográfica. 

También puedes leer: Caruso, la primera superestrella musical

Sus cerca de 300 grabaciones fueron realizadas principalmente para la Victor Talking Machine (más tarde RCA-Victor). Es importante este aspecto para la consagración de Caruso porque, justo en la década de 1920, una vez fallecido el tenor, en Europa y los Estados Unidos se dieron pasos en firme para la popularización de la radiodifusión.  En esa etapa de las primeras emisiones radiales la música en vivo y la música grabada fueron primordiales y en ambas dimensiones la voz de Caruso estuvo presente.

Así, según Julio Arce, “con anterioridad al establecimiento de la radiodifusión, el gramófono contribuyó, por ejemplo, a la fama de algunos artistas. El tenor napolitano Enrico Caruso fue uno de los primeros cantantes en hacer uso de la incipiente tecnología gramofónica. En el año 1904 firmó un  contrato en exclusiva con la Victor Talking Machine Company, convirtiéndose más adelante en la primera gran estrella del gramófono. Sin restar importancia a su carrera teatral y de conciertos, los discos contribuyeron a su reconocimiento mundial”. (Arte, Música y radiodifusión, los primeros años – 1923-1936, Madrid: ICCMU, 2008, p.82).

Julio Arce cuenta, además, cómo Caruso tomó parte en la primera emisión musical pública realizada por la radio en la historia. El hecho se dio el jueves 13 de enero de 1910 desde el Metropolitan Opera House de Nueva York. Esa noche fueron interpretadas las óperas Cavalleria rusticana  (Pietro Mascagni) y Pagliacci (Leoncavallo), esta última con Caruso como protagonista. (Arce, ibíd., p.28. Ver también: Birth of public radio broadcasting).

Todos los cuantiosos ingresos que iba dejando su actividad le permitieron a Caruso una vida excéntrica llena de lujos que muchos criticaron. Pero al mismo tiempo y así como sucede en la actualidad, su virtud y excentricidades lo ubican como un ícono de la vida moderna, si se quiere como una estrella pop. (Ver: John Potter, “Almost as good as Presley: Caruso the pop idol”, The public domain review).

No debe sorprender, por tanto, que a su vida se haya dedicado uno de los capítulos de la serie Biografías de la antigua Radiodifusora Nacional de Colombia. A manera de radioteatro, el programa fue realizado por el grupo escénico de la emisora, bajo la dirección de Gonzalo Vera Quintana, con libreto de Gerardo Valencia.

Se presenta a continuación un breve clip de audio realizado con base en extractos del programa. 

Enrique Caruso

Enrico Caruso


Autor: José Perilla
Fecha de publicación original Jue, 26/06/2014 - 20:08
¿QUÉ TANTO TE GUSTÓ ESTE CONTENIDO?
Compartir